Minidrone Rolling Spider, el peor drone que podrías comprar

Minidrone Rolling Spider

Minidrone Rolling Spider
5.625

Relación calidad/precio

5/10

    Resistencia

    8/10

      Alcance

      6/10

        Autonomía

        5/10

          Pros

          • Divertido
          • Puede rodar por el suelo

          Cons

          • La batería solo dura 6 minutos
          • No incluye hélices extra
          • Alcance paupérrimo
          • Se controla mediante smartphone

          Como es habitual en los drones de Parrot, el Minidrone Rolling Spider está a la venta en tres colores: azul, rojo y blanco. Su precio es de 100 euros aunque en este momento está en oferta en la web oficial de Parrot por 69 euros. Su peso es de 55 gramos y es seis veces más ligero que el A.R. Drone 2.0, un dato que no es determinante a la hora de decidirse por comprarlo pero que no está demás saber.

          La autonomía, el alcance y su cámara de vídeo son los puntos más negros del Rolling Spider, solo durante 6 minutos, 8 según el fabricante, podremos disfrutar de nuestro minidrone hasta que la batería diga adiós para acabar cargando la batería mediante el cable USB incluido. Este proceso se alarga demasiado, más o menos hasta los noventa minutos que es lo que tarda hasta cargarse completamente. Recomendado comprar una batería adicional.

          Que el alcance dependa del bluetooth es un completo lastre, 20 metros según el fabricante, menos cuando lo he probado, y es habitual que perdamos el control del mismo o que acabe en algún árbol sin posibilidad de recuperarlo. La cámara casi no aporta nada y las imágenes que lograremos con ella son de muy baja calidad y resolución, recuerdan mucho a las cámaras fotográficas digitales de hace 8 años.

          MiniDrone Rolling Spider azul

          En esta web no somos muy fans del tipo de control que suele ofrecer Parrot y una vez más dependemos de la pantalla táctil de nuestro smartphone o tablet, de su app FreeFlight 3 y en este caso de la tecnología Bluetooth para controlar el Rolling Spider. Si tenías pensado regalarle a tu hijo este drone, es desaconsejable ya que el control se hace muy complicado hasta para un adulto y se vuelve a echar de menos una emisora radiocontrol, mucho más precisa.

          Su resistencia es uno de sus puntos fuertes además de lo divertido que es de pilotar y tienes la posibilidad de hacerlo rodar por el suelo si le equipamos con las ruedas extraíbles que vienen incluidas aunque se echan de menos unas hélices de repuesto, que sí se pueden comprar a parte. En este modelo, Parrot ofrece garantía de un año pero recuerda guardar el ticket de compra ya que suelen pedirlo o se lavarán las manos.

          Conclusión

          Teniendo en cuenta su alto precio, 100 euros, comparándolo con su calidad, y sus muchos puntos en contra, antes de adquirir el Rolling Spider, consideraría comprar el Syma X5c-1 con un precio mucho más ajustado y con mejor cámara o el Ninco AirQuadrone Evo que pese a no tener cámara de vídeo trae su propio controlador.

          Contenido de la caja:

          Minidrone Rolling Spider

          Cable USB

          Batería

          Ruedas extraíbles