Mayor autonomía y más velocidad, las novedades del Bebop 2

Parrot Bebop 2

Parrot Bebop 2
9.35

Relación calidad/precio

9/10

    Alcance

    10/10

      Autonomía

      10/10

        Resistencia

        9/10

          Pros

          • Una autonomía de 25 minutos
          • Incluye cámara HD 1080p

          Cons

          • Se controla con el smartphone o tablet si no adquieres el Skycontroller
          • Velocidad limitada

          Que Parrot depende en gran medida de los ingresos generados por sus drones, es algo más que evidente, este mercado representa un total del 57% de sus ventas y el de los dispositivos Bluetooth, el resto. Por eso Parrot ha decidido mejorar su Bebop con una secuela con la que desdicen aquel dicho popular de “segundas partes nunca fueron buenas” y así competir de tú a tú con la marca china DJI, superior en autonomía, y dejar atrás a otras tantas.

          Lo primero que han buscado es mejorar una característica que la gran mayoría de usuarios de drones demandan, una mayor autonomía, y Parrot ha hecho un esfuerzo logrando doblar la autonomía de su predecesor que pasa de los 12 minutos hasta los 25 minutos gracias a su batería de 2700 mAh del Bebop 2, la misma autonomía que tiene el DJI Phantom 3 que cuesta 200 euros más. Debido a la mejora de su batería, el Bebop 2 ha engordado 100 gramos, respecto a los 400 pesaba el anterior, pero no representa un problema ya que es muy veloz. El casco del nuevo Bebop, no ha cambiado, sigue siendo igual de resistente que el anterior además mantiene su estética.

          Quienes estén interesados en echar carreras con sus drones, la velocidad del Bebop 2 también ha mejorado, se habla que puede alcanzar los 60 km/h, casi la velocidad de paso por recta de un McLaren-Honda F1, pero igual que en los coches de alta gama estaremos limitados por su software para que no podamos superar los 30 km/h, un despropósito para el comprador, pero un seguro para los principiantes que podrían perder el control del mismo provocando más de un disgusto a la población o usuarios de otros objetos voladores. Para ascender hasta los 300 pies solo necesita 20 segundos y es capaz de aguantar vientos en contra de hasta 60 km/h, algo común a esa altura.

          Una vez más Parrot insiste en que la única manera de controlar nuestro drone, sin pasar otra vez por caja adquiriendo el Skycontroller, sea a través de nuestro smartphone, una conexión inalámbrica, en este caso Wi-Fi y su app Free Flight 3.0. Aunque para muchos pueda parecer práctico ya que prácticamente siempre llevamos el móvil encima, en mi opinión no lo es tanto, si ya usamos el smartphone para todo, no sería mejor utilizar una emisora dedicada siendo ésta mucho más precisa y no dependeremos de la coincidencia de que ambas baterías, la del móvil y la del drone estén cargadas.

          Así como algunos modelos de DJI no incluyen cámara de vídeo pero sí la posibilidad de incluir una GoPro, Parrot incluye una cámara HD de 14 megapíxeles capaz de grabar en formado 1080p en los 8GB de memoria interna, la misma cámara que monta su predecesor y está situada en el morro.

          El Bebop 2 que aterrizará en las tiendas el próximo 14 de diciembre, estará disponible a la venta por unos 500 euros, eso sí, sin incluir el nuevo Skycontroller incluida en la Black Edition que hará que el precio se dispare hasta más de 800 euros. Además de sustituir al smartphone o tablet para controlarlo, el Skycontroller amplía el rango de alcance desde los 800 metros del anterior hasta los 2 kilómetros del actual.

          Conclusión: Si ya tenemos experiencia utilizando drones y queremos dar un paso más allá, el Bebop 2 es perfecto ya que por unos 500 euros tendremos un drone con una buena cámara de vídeo, un gran alcance y 25 minutos de autonomía, sin tener que pagar los casi 800 euros del DJI Phantom 3.

          Contenido de la caja:

          1 Parrot Bebop 2

          1 Batería de 2700 mAh

          1 Cargador con tomas US/ JP / UK / EU / ANZ

          1 Cable micro USB

          1 Intrucciones

          4 Hélices adicionales