AR. Drone 2.0, el predecesor del Bebop

AR. Drone 2.0

AR. Drone 2.0
7.875

Relación Calidad/Precio

9/10

    Alcance

    7/10

      Autonomía

      7/10

        Resistencia

        9/10

          Pros

          • Varias ediciones y con 9 gamas de colores

          Cons

          • Alcance reducido al utilizar Wi-Fi
          • En la versión más básica solo incluye una batería

          Si hace unas semanas analizábamos el Bebop Drone de Parrot, esta vez es el turno del AR. Drone 2.0, su hermano mediano ya que es el predecedor del Bebop, con un precio mucho más competitivo si los comparamos y que está disponible en tres ediciones. Las únicas diferencias entre las ediciones, además del precio, es la disponibilidad de colores y que la Power Edition incluye dos baterías de mayor intensidad y tres juegos de transmisión de color:

          Classic Edition (descatalogada)

          • AR Drone 2.0
          • Casco de exterior
          • Casco de interior
          • Cargador
          • 1 Batería 1000 mAh
          • Disponible en tres colores: Azul, Amarillo y Verde

          Power Edition

          • AR Drone 2.0
          • Casco de exterior
          • Casco de interior
          • Cargador
          • 2 Baterías HD 1500mAh
          • 3 juegos de transmisión de color
          • Disponible en tres colores: Azul, Naranja y Rojo
          • Precio 312 euros

          Elite Edition

          • AR Drone 2.0
          • Casco de exterior
          • Casco de interior
          • Cargador
          • 1 Batería 1000 mAh
          • Disponible en tres colores: Nieve, Selva y Arena
          • Precio 247 euros

          El sistema de control del AR Drone 2.0. depende íntegramente de una conexión Wi-Fi que él mismo crea y de la App Parrot AR Freeflight creada exclusivamente para ello por Parrot para la que es necesaria tener una tablet, un smartphone o un ordenador con Windows 8 donde instalarla. Una aplicación que parece estar inacabada ya que se echan de menos muchos modos que publicitan como el Director Mode. La conexión por Wi-Fi podría parece una ventaja pero realmente no lo es ya que a partir de los 40 – 50 metros podríamos perder el control del drone por una señal débil. Si lo comparamos con otros drones dentro del mismo rango de precio y que utilizan una emisora de 2,4 GHZ para comunicarse, el AR Drone 2.0 sale perdiendo claramente ya que, por ejemplo el DJI Phantom, que es de un precio parecido, tiene un alcance de hasta 1000 metros. Además al tener que utilizar una pantalla táctil para controlarlo se puede hacer pesado además de ser mucho menos preciso que unas palancas o joysticks. También tenemos la posibilidad de conectarlo a otros periféricos de control como NVIDIA Shield, bracalete Myo Armband y las gafas Google Glass, Carl Zeiss cinemizer® OLED y EPSON BT-200. Gracias al Absolute Control Mode, modo exclusivo y patentado, podrás ajustar la dificultad de pilotaje según vayas avanzando en tu aprendizaje.

          Controles del AR Drone 2.0 a través de smartphone o tablet con el AR. Freeflight

          Algo que ya casi se ha vuelto un estándar es que los drones incluyan cámara de vídeo, parece que si no tienen no es igual de divertido, porque todo el mundo quiere grabar sus vuelos y hasta algunos sus colisiones, los que menos, y en este caso el AR Drone 2.0 incluye una cámara HD de 720p, que en ocasiones no lo parece. La cámara además de para grabar sirve para que el piloto vea a través de ella (FPV) con gran calidad, o eso es lo que asegura la marca pero que en condiciones con poca visibilidad por la llegada de la noche se vuelve complicado. Una de las ventajas de que utilice Wi-Fi es que recibiremos los archivos de vídeo que grabemos directamente en nuestra tablet o smartphone así que aunque llegasemos a estrellar el aparato o lo perdamos, seguiríamos teniendo las imágenes del vuelo, que podrían servirnos incluso para localizarlo, imágenes que sí perderiamos si se almacenasen en una tarjeta SD en el propio drone como en otros fabricantes.

          AR Drone 2.0, color nieve

          Pese a que la gente de Parrot anunciaba a bombo y platillo el Director Mode, un modo en el que puedes controlar a tu drone mediante waypoints y que estaría disponible en una futura actualización del AR. FreeFlight, software necesario para controlar el drone desde tu smartphone o tablet, hasta ahora nadie ha vuelto a saber de él y son ya muchos los usuarios que con sus comentarios negativos en Google Play se han quejado de su falta de seriedad ofertando algo que nunca han cumplido. Este modo sí está disponible para los usuarios de la App Store de Apple pero a un costo de unos 10 euros, algo inexplicable teniendo en cuenta el precio del drone.

          La batería de 1000 mAh que incluyen las ediciones Classic y Elite puede durar entre 10 y 12 minutos mientras que las baterías de 1500 mAh que incluyen la versión Power Edition nos dan para cerca de 15 minutos de vuelo, comprar más baterías es algo casi obligado y algo que no nos cansaremos de recordar y recomendar.

          Conclusión: Por los alrededor de 300 euros que cuesta se agradecería que tuviese un mayor alcance aunque su autonomía es más que aceptable, muy superior a los modelos por debajo de los 100 euros. Se echa de menos que Parrot termine el Director Mode que tanto publicitó. Se agradecería que así como el Bebop incluye el Skycontroller para aumentar el alcance y tener mayor precisión, fuese una opción en éste. Muy buena cámara de vídeo.